6 de septiembre de 2016

HOMOMAQUIA. En la piel del toro.



De entre todas las miradas posibles sobre lo que una corrida de toros significa, hay una que realmente impacta y cuya vista no deja a nadie indiferente. Y es la que hemos descubierto en Maella, un pequeño pueblo de la provincia de Zaragoza.
Se trata de la versión que ofrece al espectador la posibilidad de ponerse en el lugar del toro.

Su creador, Miguel Estaña, es un artista de toda la vida, que fusiona la música con la pintura, y esas armas, que él califica como la verdadera Cultura con mayúsculas, las enarbola en defensa de los animales.
Miguel, desde que era niño, ha vivido el trato a veces muy cruel que se ha dado a los animales en su pueblo: a los perros de caza, a los mulos para la trilla y cómo no, en los sangrientos espectáculos taurinos de las ferias.
Cuenta Miguel que un día de vaquillas y corrida con sus amigos, a la vista de la sangre que corría por la arena, fue consciente del tremendo sufrimiento del animal. En ese momento supo ponerse en lugar del toro.
Y esta es la clave de su proyecto, que él ha titulado “Homomaquia”.

“Quiero mostrar a todo el mundo la “semilla” que he sembrado en mi domicilio de Maella-Zaragoza”. “Se trata de la primera plaza antitaurina del mundo y su finalidad es que las plazas de toros se dediquen a temas culturales y no a torturar seres vivos, como sucede en la actualidad con los inocentes toros.” “Esta representación invierte los protagonistas del mundo taurino: los toros son toreros y los toreros son toros”. Para conseguir esto, mi lema es: “Ponte en su lugar, y después opina”. “Propongo que se realicen actividades culturales en todas las plazas de toros del mundo” concluye Miguel.

Su idea la ha plasmado en esta plaza de toros antitaurina, que es visitable en Maella; en un repertorio de pinturas sobre el mismo tema y en una demostración o “performance” que lleva el mismo nombre de Homomaquia y que ha sido ya representada en distintos países: en Francia así como en España (Pamplona, Madrid, Málaga, Huesca) y en Perú. En cada una de ellas participa un pintor que realiza una pintura, simultáneamente a la representación, al mismo tiempo que suena la música. Con ello se quiere expresar que la pintura, la música, es decir, el arte y la cultura, no están en  una plaza de toros y son las verdaderas armas inteligentes que debe utilizar el hombre civilizado en lugar del cruel maltrato de toros y vaquillas.


Maella tiene un rico legado histórico cultural con sus iglesias y su imponente castillo, lamentablemente hoy en ruinas. Asombrosamente, en Maella hay una plaza de toros con una capacidad de espectadores que roza su censo de población, pero hay otra plaza en donde se invierten los papeles, donde son los toros los que torean y donde es el hombre el que es acosado, humillado y torturado: el humano es el toro.

Desde aquí invitamos a utilizar este recurso artístico en exposiciones, en demostraciones a la vista del público y muy especialmente, como actividad extraescolar. ¡Basta de educar a los niños en la crueldad con los animales! ¡Basta de escuelas taurinas para enseñar a los jóvenes a torturar y a matar animales! Ampliemos la empatía de nuestros jóvenes mostrando este tipo de experiencias alternativas. Son necesarias visitas, no a zoos o a acuarios, sino a refugios de animales abandonados, a granjas de ganadería intensiva y por qué no a esta plaza antitaurina de Maella.

 Ya es hora de hacer visible esa otra opinión que tantos medios ocultan y que sorprendentemente es  la que sostiene la mayoría de españoles.¡ No olvidemos que la pluralidad y la democracia son nuestros derechos!

Adjuntamos videos de las performances llevadas a cabo y fotos del repertorio de pinturas de Miguel Estaña.

Málaga:



Plaza de Maella:







Carmen De Bock Cano, Asociación de Mujeres Animalistas "Lux Dubia".
















































1 comentario:

Perla dijo...

Padrísima plaza!